Por: El Nuevo Diario de Nicaragua (Nacionales).

Nicaragüenses henchidos de orgullo se apropian de su mayor poeta, Rubén Darío, su obra y legado a un año del centenario de su muerte, el 6 de febrero de 1916, con homenajes que inician este viernes y que mostrarán su vigencia en el mundo de las letras.

Cientos de tarjetas con estrofas de sus poemas y su retrato enfundado en su traje diplomático, eran entregadas a los transeúntes de la calle La Calzada, en León, donde creció el poeta y dio sus primeros pasos en el mundo de las letras.

“¡Qué alegre y fresca la mañanita!/Me agarra el aire por la nariz/los perros ladran, un chico grita/y una muchacha gorda y bonita,/junto a una piedra, muele maíz”, se lee en una de las tarjetas con su poema “Del Trópico”.

Nicaragua prepara por todo lo alto la conmemoración de la “marcha triunfal” del padre del modernismo e innovador del español, con actividades que serán promovidas por el Gobierno, universidades e intelectuales del país para difundir su obra.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO | Fuente: El Nuevo Diario de Nicaragua