La conmemoración del 125 aniversario de la primera edición de Azul… (Valparaíso, Tipografía Excélsior, 1888) pasó inadvertida en Nicaragua. Sin embargo, en Chile —donde se gestó y difundió esa primera concreción orgánica del modernismo en lengua española— fue celebrada decorosamente.

El 30 de julio de 2013, en el Museo Marítimo Nacional de Valparaíso, se inauguró la exposición fotográfica “A 125 años de Azul…” y tuvo lugar la premiación del concurso literario Azul —un cuento en 100 palabras—, en que participaron estudiantes de la provincia de Petorca. Estuvieron presentes las autoridades organizativas: Cristián del Real Pérez, contralmirante IM, director del Museo Marítimo Nacional; María Luisa Robleto Aguilar, embajadora de Nicaragua en Chile, y Raúl Torres Arredondo, director del Consejo Regional de la Cultura y las Artes, región de Valparaíso.

Desde el año pasado, la Municipalidad de Valparaíso y la Embajada de Nicaragua inauguraron la “Ruta azul”, es decir, el develizamiento de varias placas en edificios que nuestro Rubén Darío frecuentaba dentro de la porteña ciudad, moderna y cosmopolita, del Cono Sur. A esta actividad le precedieron dos conferencias del suscrito: una en la sala América de la Biblioteca Nacional en Santiago (“Rubén Darío transatlántico”) el 23 de noviembre de 2012; la otra en la Universidad de Valparaíso (“Impacto de Azul… en la literatura hispanoamericana”) el 27 del mismo mes y año. En esa oportunidad, con la Editorial de la misma Universidad de Valparaíso, planeamos una edición crítica de Azul… para conmemorar sus 125 años. Diez meses después, la obra —ya una realidad— será presentada en la primera semana del próximo noviembre tanto en Valparaíso como en la Feria del Libro de Santiago. Sus anotaciones corren a cuenta de Ricardo Llopesa y el estudio preliminar a la mía.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO | Fuente: El Nuevo Diario de Nicaragua