Por: Alejandro Bermúdez.
(Las Novedades, Nueva York, 26-XI-1914)

En compañía del Dr. Luis F. Corea, diplomático Centroamericano, radicado en New York-donde ejerce feliz y provechosamente su profesión de abogado-y del que escribe estas líneas, llegó Rubén Darío, el ilustre y benemérito poeta, a honrar con su visita y con su serena majestad las oficinas de labor y pensamiento de LAS NOVEDADES.

Era una mañana fría, pero hermosa y transparente que convidaba a los gratos esparcimientos del espíritu. Los visitantes encontramos franco el paso hacia las oficinas del prestigioso y antiguo periódico español que representa los intereses de la latinidad en esta vasta metrópoli del dólar, de la actividad, del cálculo y de las grandes empresas hacia nuevos y mejores futuros.

El doctor Corea hizo las presentaciones de estilo y luego nuestro efusivo apretón de manos al Dr. Peynado, al Sr.  [Manuel de J. ] Galván [ Velázquez], a [Manuel Florentino] Cestero y a los otros colaboradores de la antigua Revista neoyorkina.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO | Fuente: Magazine Modernista