Por: La tarde : diario independiente, de noticias y avisos: Año V Número 1300 – 1907 marzo 3
Copia digital. Madrid: Ministerio de Cultura. Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria, 2003
Biblioteca Pública del Estado en Palma de Mallorca
Biblioteca Virtual de Prensa Histórica
Ministerio de Educación, Cultura y Deporte – Gobierno de España
.

“La Tarde”, del 3 de marzo de 1907
”La tarde : diario independiente, de noticias y avisos’ – Año V Número 1300 – 1907 marzo 3


En honor de Rubén Darío

Con motivo de encontrarse en esta ciudad el insigne poeta guatemalco Rubén Darío que tan extraordinarios aplausos ha conquistado en el mundo de las letras, con sus versos inspirados y su poesía fácil y brillantísima, fué ayer obsequiado con un banquete espléndido por algunos socios de «La Peña» ardientes y entusiastas admiradores del poeta ilustre.

Al banquete asistieron unos cincuenta socios de La Peña entre los que estaban algunos nombres ilustres.
También asistieron algunos representantes de la prensa local.

El banquete estuvo servido por el Restaurant Oriente, no desmereciendo en nada de la fama que ha sabido conquistarse la casa mencionada.

El «menú» fué el siguiente.
Entremeses.— Arroz con pollo. Frito variado á la española. Filete á la Chambord, Espárragos a la vinagreta, Tordos á la Pompadour.
Bizcocho merangado, Postres, Frutas, Helado, Crema de vainilla, Café, Cognac Domec, Cigarros.
Vinos. — Rioja blanco y negro, compañía vinícola, Jerez, Champagne Mort Chandron.

El champagne apareció con una chispeante y blanca espuma y entonces alzóse de un asiento el ilustre poeta y orador elocuentísimo don Juan Alcover, el cual invitó al popular y aplaudido poeta Gabriel Alomar á que leyese la poesía que para el acto que se celebraba había compuesto y al hacerlo así escuchó el señor Alomar nutridos aplausos.

Después leyeron preciosas poesías los señores Azín y Alcover haciéndolo éste en mallorquín y obteniendo ambos aplausos ruidosísimos.

Por último Rubén Darío, con voz tranquila, roposada y suave, dijo unos versos que hubieron de aplaudirse por su mérito extraordinario, valiendo á su autor una ovación estruendosa y entusiasta.

A continuación leyó el poeta americano varios versos suyos publicados y conocidos ya, no siendo esta última circunstancia bastante á aminorar el entusiasmo que despertara su lectura.

Rubén Darío, á sus grandes méritos como poeta, une otro importantísimo, pues sabe imprimir en la recitación una delicadeza exquisita.

Nuestro deseo era publicar íntegramente cuantas poesías se leyeron, pero nos lo impide el deseo de los autores de las mismas que prefirieron no fuesen dadas á la publicidad, ya que á propuesta de D. José Alcover se acordó publicar unas hojas reseñando la fiesta y que únicamente se repartirán a los que concurrieron á la misma.

Como dejamos, pues, indicado y en atención á los deseos que nos fueron expuestos, no publicamos las poesías bien á pesar nuestro.

Para terminar recitó diferentes poesías en mallorquín D. Juan Alcover escuchando grandes aplausos.

La fiesta fué espléndida y digna de Rubén Darío á quien enyiándole nuestro modesto aplauso le testimoniamos sinceramente la admiración que le profesamos.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO | Fuente: Alta mar 

     Biblioteca Virtual de Prensa Histórica 
enlace