(Foto: En el día del nacimiento del poeta invitados al IX Simposio Internacional Rubén Darío depositaron una ofrenda floral y le dedicaron oraciones y poemas.) Cortesía: LA PRENSA/ A. AGÜERO.

Por: Arnulfo Agüero.

Con un programa de ponencias sobre la obra dariana, lecturas poéticas, declamaciones, presentaciones de libros, desfiles de musas, feria de artesanías, bailes folclóricos y música fue celebrado por poetas nicaragüenses e invitados de Centroamérica, Estados Unidos y otros países el IX Simposio Internacional Rubén Darío, que tuvo lugar entre el 15 al 20 de enero en la ciudad colonial de León.

A este simposio de versos, lira y fiesta, asistieron reconocidos intelectuales del mundo literario, estudiosos de la vida y obra del Padre del Modernismo, quienes disertaron y compartieron con el público diversos ángulos del pensamiento resonante de Darío y su vigencia en el mundo contemporáneo de la lengua española e hispanoamericana.

Uno de esos fue el laureado poeta mexicano Efraín Bartolomé, quien resultó ser una verdadera revelación al darnos a conocer su largo ensayo Rubén Darío yo: autobiografía de un asombro; en el que reconoce que desde su infancia el pensamiento lírico y musical de Darío ha estado presente en su vida y obra, por tal razón lo ve como su “Padre espiritual”.

Por su parte el académico Hugo Espinoza disertó con el tema: Poligrafísmos y erudición en Los Raros: la influencia del género ensayo en dos autores posteriores; valga resaltar en un breve encuentro me comentó que transmitirá a sus estudiantes de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México el valioso legado de la vasta obra literaria de Darío y la cultura nicaragüense.

Estas ponencias competitivas y de lecturas múltiples fueron presentadas, durante la inauguración en la Sala Mayor del Teatro Municipal José de la Cruz Mena, en el auditorio del Banco Central de Nicaragua, en el Paraninfo de la UNAN-León, y sala de conferencias de la Casa de Protocolo.

En estos espacios culturales presentaron sus ponencias los norteamericanos, doctor Jeffrey Browitt, con Rubén Darío: un estratega intelectual; y el doctor Jorge Luis Castillo, con su ensayo Del sentimiento esplenético de la vida: la amarga dulzura del Ángelus de Rubén Darío.

Resultó, asimismo interesante que jóvenes poetas se plantearan el reto de indagar sobre el vivaz pensamiento poético del Panida. Amanda Reinhart, de los Estados Unidos, expuso el tema: ¿Por qué los cisnes?: simbolismo y dualidad en la poesía de Rubén Darío; y la poeta Francisca Alfaro, de El Salvador, Oda a Roosevelt, Rubén Darío y la solidaridad con los pueblos americanos. Fueron parte de las mejores ponencias.

Los eventos fueron complementados con la realización de talleres literarios. El poeta panameño David Robinson y la poeta salvadoreña Silvia Elena Regalado dieron cátedra sobre las técnicas de la escritura creativa; también se presentaron libros, entre ellos el del joven poeta colombiano Fernando Vargas, autor de Épica de los desheredados, que habla sobre los conflictos armados de su país y el impacto en las poblaciones.

La tradición dariana y popular también fue expresada cuando desfilaron las musas exhibiendo su cortejo de gracias; se presentó el Grupo folclórico del municipio de Quezalguaque, y el Carnaval de mitos y leyendas Somos identidad nacional, atizado de juegos pirotécnicos. La música interpretada por los hermanos Silvio y Linda Argüello Palma; la solista Edit Palma, entre otros, le dieron ese toque de arpa musical con voces nuevas.

Y como un ritual a la memoria, se realizó la colocación de la ofrenda floral en la tumba de Rubén, ubicada en el interior de la Real Basílica Catedral de León, conmemorándose religiosamente el 144 aniversario de su nacimiento, que estuvo a cargo de monseñor Bosco Vivas Robelo. Al concluir un poeta popular leonés se tomó el sitio declamando a pulmón abierto el poema el sonoro de Darío, Canto de Esperanza.

La clausura del IX Simposio Internacional fue con una noche cultural de lecturas de poesía, cuentos y canto; ésta tuvo lugar en la Casa de Cultura Antenor Sandino Hernández, siendo su anfitrión el conocido profesor Sterling Vásquez.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO | Fuente: La Prensa