Por: EFE/Agencias.

El Gobierno de Nicaragua declaró hoy el 2016 como el año en el “sol que alumbra, las nuevas victorias”, en conmemoración del centenario del fallecimiento del poeta nicaragüense Rubén Darío (1867-1916).

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, proclamó ese lema para el 2016 para celebrar a Darío a través de un decreto, leído por la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo. “Honramos a Rubén en su inequívoca dimensión de ciudadano nicaragüense y universal, nuestro americano y europeo, soñador de la patria grande, culta, cultivada, rica en tradición, en luz, en vigor, y con toda la gloria de su pueblo”, señaló el Ejecutivo en el decreto.

Según Murillo, como parte de la celebración en ocasión del centenario de la muerte de Darío, el sistema educativo, que incluye universidades, escuelas técnicas, escuelas de formación docente, institutos de secundaria, primaria, preescolar, estudiarán el legado del poeta.Igualmente, las embajadas de Nicaragua en otros países y los gobiernos locales realizarán eventos a lo largo del año para conmemorarlo, anotó. También en las fiestas nacionales de este año se celebrará la obra de Darío “como máximo patrimonio artístico y cultural de nuestro país”, añadió. “Honramos a Darío, espléndido, colosal, inmenso, en el espíritu también inmenso y colosal de todo el pueblo nicarag ense, que se reconoce en su obra, en cada línea, e imagen de sus poemas”, señala el documento.

Félix Rubén García Sarmiento, “Rubén Darío”, nació el 18 de enero de 1867 en el municipio rural de Metapa, hoy Ciudad Darío, en el norte de Nicaragua, y falleció el 6 de febrero de 1916, a los 49 años, en León.   Rubén Darío, el gran innovador de la poesía en castellano del siglo XX, lideró muchos movimientos literarios en Argentina, Chile, España y Nicaragua.   Según los expertos, Rubén Darío es considerado el padre del modernismo como movimiento literario en Iberoamérica, que se inició con dos obras suyas, “Azul” (1888) y “Prosas Profanas” (1896), y que concluyó con su muerte en 1916.”Azul”, una recopilación de poemas y prosas, fue escrita por el nicarag ense durante su estadía en Valparaíso (Chile), entre 1886 y 1888.

Su otra gran obra es “Cantos de vida y esperanza” (1905), que se convirtió en un texto clave del modernismo en lengua castellana y en referencia fundamental para la cultura del siglo XX.   Además de poeta, Rubén Darío trabajó escribiendo artículos periodísticos sobre España, Francia e Italia e intimó con grandes poetas españoles como Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado y Ramón María del Valle-Inclán.

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO | Fuente: HOY