Foto: Una imagen de Francisca Sánchez.

Por: Pablo Sebastián. Zaragoza.

La obra cuenta cómo Francisca Sánchez se enfrentó al mundo para vivir con el poeta.

‘La Princesa Paca’ cuenta, con el rigor de una investigación histórica y periodística pero con un estilo novelado, la historia de Francisca Sánchez, una mujer de origen humilde que se enfrentó a su mundo, a su familia y a sus creencias para vivir una intensa historia de amor con el genio Rubén Darío.

Firmada por el escritor jerezano Manuel Francisco Reina y la periodista Rosa Villacastín -nieta de Francisca- la novela relata una historia de ruptura de las convenciones sociales dentro del incomparable marco bohemio de principios del siglo XX que representa el poeta nicaragüense. Así, Reina repite en el género de la novela real, del que dicen en círculos literarios que es “el nuevo exponente”, tras ‘Los amores ocultos’.

En ella, también aportando documentación inédita, presentaba otra historia de amor que había permanecido oculta, la de Federico García Lorca y Juan Ramírez de Lucas, aunque resalta que tanto el romance, la época, el fondo y la trama son “muy distintas”.

Describe a Paca, que se convierte en “princesa” desde el momento en el que llega al París de la bohemia para acompañar a Darío, conocido como ‘El Príncipe de las letras españolas’, como una mujer “valiente, adelantada a su época” al enamorarse de un hombre que no tenía nada que ver con su mundo, pero por quien es capaz de saltarse todas las convenciones sociales, incluidas sus firmes creencias religiosas. De hecho, en la última carta que el poeta le escribe en vida le dice “Paca, ya puedes comulgar”.

Justo en el centenario de la última vez que se vieron Francisca y Darío, ‘La Princesa Paca’ reivindica a todas las mujeres de la época que lucharon por vivir su vida de la forma en que querían y rehabilita la imagen de su protagonista, a menudo presentada en biografías con sesgo “machista” o “clasista” y resaltando su analfabetismo pero olvidando que, además de ser la tónica general en la época, especialmente en las mujeres, tiene la fortuna de convertirse en “la alumna de Rubén Darío”. Tampoco se puede hablar de simple “romance”, pues la relación duró 16 años y de ella nacieron cuatro hijos.

Junto a esta “princesa” aparece el gran genio y precursor del Modernismo, Rubén Darío, en sus dos vertientes, divina y humana. La divina como ese señor “sibarita, exquisito”; y la humana, con sus “inseguridades y demonios”, por saberse un genio pero no ser capaz de sobrevivir y sacar adelante a su familia con ello, lo que le llevó al alcoholismo que causó su muerte. Un alcoholismo que, según el autor, Paca siempre negaba con afán de protección.

Reina valora también la experiencia que ha supuesto formar tándem con Rosa Villacastín, quien tenía “muy trillado todo ese trabajo en el archivo de Rubén Darío” y ha aportado “la memoria familiar”, mientras él se ha centrado en “novelar como si la propia Francisca Sánchez le susurrara al oído”, tal y como describió la periodista y amiga de ambos Carmen Rigalt.

El autor reconoce que el genio del Modernismo fue, junto con Gustavo Adolfo Bécquer, uno de sus primeros referentes, pero se describe como un “lector omnívoro” y “muy cómodo” en todos los géneros, si bien señala que “todo tiene que tener cierto toque de poesía”, en la línea de los grandes escritores latinoamericanos como el recientemente fallecido García Márquez -a quien tuvo la oportunidad de conocer- o Vargas Llosa. Esta influencia le aleja de otros novelistas nacidos en los años 70 como él, pero que se decantan por ambientes más “urbanitas”.

Haciendo una comparación entre la época de la bohemia y, en general, las primeras décadas del siglo XX con la actualidad, lamenta que se haya “desmitificado”, “frivolizado” y “descafeinado” bastante la figura del intelectual, que ha “delegado” su papel y que ya no llena plazas de toros ni corta el tráfico en el madrileño Paseo de Recoletos como hizo García Lorca en su momento.

No obstante, cree que un escritor como el colombiano Fernando Vallejo podría ser protagonista en el futuro de historias como hoy lo fueron Darío o Lorca, “un personaje en sí mismo, con una vida muy intensa”, además de “grandísimo escritor metido en el submundo de los narcos colombianos, que se enfrenta a ellos y se atreve a contar lo que le parece”.

En un paréntesis de la promoción de ‘La Princesa Paca’, Reina estrenará el próximo 27 de junio en su Jerez natal una adaptación flamenca de “Los amores oscuros” protagonizada por el bailaor David Morales y se encerrará este verano a escribir una adaptación cinematográfica y una novela sobre otro personaje de la generación del 27, sobre lo que no ha querido desvelar más.

Sobre la situación de la literatura en España en la actualidad reconoce que “no se lee lo suficiente” y alerta de que “o se educa a la gente de que detrás del libro hay mucho trabajo, además del pan de muchos profesionales, o no se le dará labor”, en referencia a la piratería que ha llegado impulsada por la revolución tecnológica.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO | Fuente: Heraldo