Por: Fabian.

Cuando ayer transcribía el banquete que en honor a Rubén Darío se dio en la Palma de 1907, pensé que convendría contextualizar un poco esa ciudad en el período anterior a la primera Guerra Europea. La primera imagen fue la de una ciudad en obras: Palma derribaba las murallas y creaba una ciudad nueva en derredor. En seguida me vinieron a la mente dos nombres: Gaspar Bennazar, tanto derribando murallas como creando en el interior de Palma, especialmente en el Borne, en los alrededores de la Lonja y el propio Paseo de Sagrera. También pensé en Eusebio Estada y el tren y las carreteras. El Modernismo en Mallorca, especialmente en arquitectura, estuvo presente; además de en la obra de Bennazar, en edificios como el Gran Hotel de Palma (1903) o el Príncipe Alfonso en Cala Mayor (1910); es decir, los primeros hoteles de la isla. Por otra parte, ya que decir arquitectura lleva implícito decir dinero, estuvieron los vapores; Rubén Darío viajó en el Jaime I y en el Cataluña. Realmente era una Palma floreciente y en expansión. Posiblemente el comercio con América se mostraba en esta ciudad. Hay muchas figuras de ese momento de esplendor y de apertura.

Debería encontrar algún texto que, de manera general, tratara esos años.

Una figura que nos muestra los viajes de Rubén Darío es la de Juan Sureda Bimet. Hay algunos estudios sobre él en libros o revistas, como un libro y un artículo de Carme Bosch o de Felio Bauzá. Recogeré un fragmento de un artículo de José Carlos Llop y un vídeo que, en su primera parte, trata de la familia Sureda y, al final, enlazaré con un artículo de Carme Bosch.

Los Sureda de Valldemossa

[…] A veces pienso en cosas así: tengo esta rara afición. Y cuando lo hago me viene a la mente la figura de Juan Sureda Bimet, uno de los hombres más curiosos, caprichosos e inteligentes que ha dado la isla. El hombre, por cierto, que invitó a Unamuno o Azorín a Mallorca y gracias a ello escribieron sobre la isla. El hombre que alojó en su casa de Valldemossa –la antigua residencia real, llamada palau y fundada por el rey Sanç– al poeta Rubén Darío –y de ahí surge un poema tan importante como Epístola a Madame Lugones o un libro como El oro de Mallorca–. El hombre que se casó con la pintora modernista Pilar Montaner, que tuvo familia numerosa y algunos de cuyos hijos fueron artistas: Pedro, dibujante y pintor; Jacobo, poeta y pintor; Pazzis, escultora…. Pues bien: Juan Sureda Bimet no tiene ni el nombre de una calle en su ciudad natal, Palma. No existe en su nomenclátor, aunque fuera uno de los hombres que más hizo por esa Mallorca con cuyos réditos otros se han enriquecido y otros usan y agitan como bandera. Él, desde luego, no se enriqueció: entre el mecenazgo y un estrambótico tren de vida, acabó arruinado. Y los hombres que de verdad aman Mallorca ni se llenan la boca proclamándolo, ni califican o descalifican a los demás en función de su particular forma de entender el amor por la isla. Más bien callan. Y hacen. Como calló e hizo Juan Sureda. Y aunque su huella se conozca poco, es y será muy superior a las de los que hacen ruido e incordian, usufructuando la isla para satisfacer su egolatría, su hambre de poder –que muchas veces viene a ser lo mismo– o su bolsillo, que también. En la novela La isla del segundo rostro, de Albert Vigoleis Thelen, aparece como personaje.Los Sureda –que se distinguían por su gran altura, potente testa y una mandíbula digna de los Austrias– eran divertidos, inteligentes, un punto gamberros, sensibles y señalados por un dramatismo que ignoraron: un suicidio y cuatro muertes –tempranas– por tuberculosis entre los hermanos. Demasiado para cualquier familia: no para ellos. Su mundo era un mundo autosuficiente, ajeno a las normas locales y más cercano al cosmopolitismo europeo de los años 20-30 que a otra cosa. Aunque nunca desdeñaran lo local, como sí se ha hecho con ellos desde el silencio al no saber, supongo, cómo encajarlos, precisamente, en lo local. Los Sureda de Valldemossa –y la comparación no es, créanme, desacertada– fueron nuestro particular grupo de Bloomsbury, reunido en una sola familia. Por su manera de vivir, por sus aficiones, por su relación con el arte y la literatura, por su amistad con otros artistas, peninsulares y extranjeros. La del poeta Jacobo Sureda y el argentino Jorge Luis Borges –que también vivió en la residencia familiar valldemossina– ha dado la vuelta al mundo, pero hay más.

Hace diez días se inauguró en la Fundación Coll Bardolet de Valldemossa, una antológica de la obra de Pedro Sureda, fallecido hace un cuarto de siglo. Recuerdo sus secciones las Coses d´En Calafat en el Baleares –que mi abuelo paterno compraba por su información cinematográfica– y los Coverbos d´En Pep Mindano en Diario de Mallorca, en casa de mis padres. Fue, en los periódicos, donde supe de su existencia y luego, al verlo por la calle, pensaba en su hermano Jacobo, el poeta, y en que la pintura de ambos hermanos –como sus rostros– tenía muchos rasgos familiares. Recuerdo a su mujer, Catalina Cañellas, una de las mujeres más guapas de su generación, y el molino de Sa Cabaneta, donde Pedro Sureda llevó una vida austera –una vida de artista comprometido sólo con su arte de vivir– a la que nadie de su clase, salvo otro Sureda, hubiera sabido sacar partido. Recuerdo haber oído hablar de su burro Caravaco, sonriente como su dueño… Y la sensación de que Pedro Sureda fue un hombre feliz. Pero es que en su familia, la felicidad fue una forma de ser. La exposición de Valldemossa puede contemplarse como la muestra de un artista mallorquín del siglo XX, al margen de todo, menos de la vida y su intensidad humorística. Sugiero, también que se contemple como la herencia de esa felicidad, su brillante rastro, al que ni la ignorancia, ni el olvido, podrán arrinconar nunca.

José Carlos Llop: Los Sureda de Valldemossa (DM, 20/12/2009)

A raíz de esa exposición de Pedro Sureda realizada en el 2009, el dBalears subió este vídeo a YouTube, titulado “Cent anys amb Pere Sureda”.

Los dos documentos, el artículo de Llop y en vídeo, tratan de manera tangencial la figura de Juan Sureda Bimet debido a la exposición de la obra de Pedro Sureda; pero sí dan una idea de la figura y del entorno familiar.

Carme Bosch ha estudiado la figura de Juan Sureda y sobre él ha publicado varios artículos y un libro. Uno de los artículos está en Internet, publicado en la revista Caligrama de la UIB y, por tanto, presente en la Biblioteca Digital de las Islas Baleares. Se trata del artículo Juan Sureda Bimet: Una cultura centrífuga, realizado con Perfecto Cuadrado y publicado en el año 1987. En él también se habla del padre y abuelo de Juan Sureda, de su relación con Pilar Montaner y de su carácter de mecenas. Un buen artículo.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO | Fuente: Alta mar