(Foto: Retrato de Darío en la edición rusa de 1958.)

Por: Jorge Eduardo Arellano - n.Granada, Nicaragua (1946)
Historiador de Arte, de las letras y la cultura nicaragüense y autor de casi un centenar de libros. Doctor en Filología Hispánica (Universidad Complutense, Madrid). Director de la Academia Nicaragüense de la Lengua (2002).

Prueba fehaciente de la universalidad de Rubén Darío es su presencia en países fuera del mundo hispánico, donde se le ha estudiado y traducido. A continuación registro, sin juicios de valor y en forma comprimida, los títulos de esos textos. Por lo menos quince de ellos se custodian en la sala dariana de la Biblioteca Nacional, pero su cantidad es mucho mayor, como se verá. Dejo para una segunda parte referirme a las versiones de Darío en los idiomas inglés, francés e italiano.

1. Alemán

Al parecer, el primer estudio académico escrito en alemán sobre un aspecto fundamental de la creación dariana fue el de Erika Lorenz: Rubén Darío “bajo el imperio de la música” / Studie zur Bedeutung eines ästhetischen Prinzips: Estudio sobre la significación de un principio estético (Hamburgo, Instituto Iberoamericano, 1956). El libro de Lorenz, catedrática de romanística y experta en mística española, lo tradujo al español Fidel Coloma (Managua, Academia Nicaragüense de la Lengua, 1960. 148 p.) Pero las traducciones alemanas de nuestro paisano inevitable se iniciaron en 1942 con el volumen de Hermann Weyl (aparecido en Buenos Aires, Editorial “Estrellas”, 149 p.) que trae doce piezas de Azul…: un poema en prosa y once cuentos, además de una breve biografía del poeta.

En 1981 Darío no podía faltar en la amplia antología Moderne lyrik aus Nicaragua (Leipzig, Verlag Philipp Reclam jun), traducida por el colombiano Carlos Rincón y su esposa Gerda Schattenberg-Rincón. Ocho son sus poemas que encabezan dicha obra: Margarita (el soneto), Sinfonía en gris mayor, Ama tu ritmo, Yo soy aquel que ayer no más decía, Lo fatal, Poema del otoño, A Margarita Debayle y Allá lejos.

En 1983 aparecieron en la patria de Goethe dos obras: Gedichte (poesía); (Oberschleissheim: Schwiftinger, Galerie-Verlag. 95 p.): una edición bilingüe de 22 poemas, prologada por Ernesto Cardenal y cuyo traductor y autor del epílogo es Curt Meyer-Clason; la otra, editada por Carlos Rincón y traducida por Ulrich Kunzmann, se titula Das gold Mallorcas (El oro de Mallorca, Leipzig, Verlag Phillipp Reclam jun, 128 p.) y consiste en esa novela y en 9 cuentos: El fardo, La muerte de la emperatriz de la China, El rey burgués, Thanathopia (tal como se conoce el cuento titulado originalmente), El caso de la señorita Amelia, La pesadilla de Honorio, La larva, Cuento de pascuas y Huitzilopoxtli.

Seis años después, según Günther Schmigalle, se publicó el texto del más filosófico poema dariano: Coloquio de los centauros: Das colloquium der Zentauren (Edition Delta, traducción y epílogo de Tobias Burghart; con un ensayo introductorio de Amado Nervo. Stuttgart, Edición Delta, 1989. 28 p.)

Otro texto de Darío traducido al alemán por Schmigalle es su crónica La fuerza yanqui. Perteneciente al libro IV de La caravana pasa, consiste en una reseña del libro de W. T. Stead sobre la americanización del mundo y lo publicó bajo el título “Die Amerikanisierung der Welt” la revista Tranvía (Berlín, núm. 36, 1995, pp. 47-49).

2. Árabe

La presencia árabe en la obra de Rubén Darío ha sido investigada por el poeta chileno Sergio Macías Brevis, en Anales de literatura hispanoamericana (vol. 32, 2003). Pero no fue sino hasta en 2010 que Darío se tradujo parcialmente a la lengua de Mahoma, en el Cairo, Egipto. Sabadel —editorial hispano/egipcia— fue la ejecutora de esa versión. Se trata de una antología en verso y prosa: Palomas blancas y garzas morenas, seleccionada y anotada por la nicaragüense Gloriantonia Henríquez.

Su traductor al árabe es el doctor y poeta Talat Shahin. Los poemas suman 22 y, dada su calidad representativa, no pudieron ser mejor elegidos: Metempsícosis, A Roosevelt, Lo fatal, Letanía de nuestro señor Don Quijote, Tutecotzimi y Los motivos del lobo figuran entre ellos. No podía faltar, desde luego, el escrito a sus diecisiete años La cabeza del rawí. En cuanto a la prosa, comprende 8 cuentos (siete pertenecen a Azul…, incluyendo el que da título a la antología) y a un poema en prosa, tomado del mismo Azul…; el otro cuento es Historia prodigiosa de la princesa Psiquia. Una nota precede la muestra y un amplio léxico acompaña la traducción árabe destinada a sus lectores en esa lengua. La elaboró también Gloriantonia Henríquez.

3. Búlgaro

En 1991 se difundió la única antología de poesía nicaragüense en búlgaro. Su título en español es Cantos tropicales. Como era de esperarse, Rubén Darío la inicia con cinco poemas: Allá lejos, De otoño, El poeta pregunta por Stella, Filosofía y La página blanca. Véase su contenido en mi investigación La poesía nica en 166 antologías: 1878-2012 (Managua, Academia Nicaragüense de la Lengua, 2013, pp. 64-65).
4.  Croata

“Poesías de Rubén Darío hay traducidas al croata, en revistas diversas, antes de 1916” —se lee en una nota de la revista Seminario-Archivo Rubén Darío (Madrid, núm. 11, 1967, pp. 142-143). Se agrega en dicha nota: “Después, con motivo de la muerte del gran poeta, se publicó un tomo de ellas en la Editorial Kugla, en Zagreb, traducido por Iso Velikanovic”. En la misma revista figuran dos poemas darianos en croata: Tarde del trópico y Spes. El autor de esas versiones es Tomislao Ludosinovic.

5. Chino

Acerca de traducciones de Darío al mandarín, el profesor chino Yonghu Dai —graduado de doctor en Tulane University— realizó la de 56 cuentos, compilados en el volumen Anthology of Short Stories by Ruben Dario (Cincinnati, Ohio, Editorial Urbis, 2004), la cual se publicó en China nueve años después.

6. Checo

Zpedy Zivota a Nadeje (Praha, Svëtova Cetba s.v. 319), 1963, 171 [1] p.) es el título de otra antología de Darío, esta vez al checo. Cuatro son las obras de donde proceden los 68 poemas traducidos por Ivan Slavik: Azul…, Prosas profanas y otros poemas, Cantos de vida y esperanza y El canto errante.

7. Danés

No la he visto aún, pero Günther Schmigalle me comunica que en 2014 vio luz en la capital de Dinamarca la primera antología de Darío traducida al idioma de Kierkegaard por Gorn Rasnusen: I udvalg, es decir, Obras escogidas (Copenhague, Ediciones del Bureau Poético, 2014, 273 p.) Abarca una introducción de 21 páginas, una sección bilingüe (español-danés) de poemas, y tres secciones solo en danés: prosemas y relatos, ensayos y artículos, más la novela El oro de Mallorca. La presentación del libro es muy elegante, y cada sección viene precedida por un retrato de Darío. En la sección de ensayos y artículos, aparte de otros textos, figura completa la crónica sobre Nietzsche y Multatuli, originalmente prevista para ser incluida en Los raros, transcrita y traducida directamente del original de La Nación, y no la versión mutilada que reproduce E. K. Mapes en sus Escritos inéditos (1938). El volumen pertenece a la serie Biblioteca Clásica Burauet.

8. Húngaro

En Hungría se han incorporado poemas de Darío a varias antologías hispanoamericanas traducidas al húngaro. Una de ellas es la de Vigh György: Modern Orfeusz (Budapest, Magvető Könyvkiadó, 1960), en cuyas páginas 63-66 se insertan tres: Sonatina, Sinfonía en gris mayor y el Nocturno de El canto errante. En otra, Hispán-amerikai költok tára (Budapest, Eötvös József Könyvkiadó, 2002. 1052 p.) se incluyen 27 poemas de Darío, siendo el poeta más traducido. Pablo Steiner, húngaro radicado en Nicaragua, elaboró en los años 80 una bibliografía pormenorizada de no pocas traducciones de Darío en húngaro; pero nunca fue difundida.

9. Japonés

En 1966 el profesor de lenguas extranjeras en la Universidad de Kyoto, Hiroo Chikamatsu, declaró: “Hace algunos años me deleitaba con los grandes temas rubendarianos sobre los pueblos de habla española como Salutación del optimista, Canto a la Argentina, etc… pero, hoy gusto más en meditar sobre sus versos de notas más profundas, dolorosas y apasionadas como Nocturno, Lo fatal, Poema del otoño…” Poco después, Pedro Simón Gómez, profesor de la Universidad de Nanzan, Nagoya, afirmaba: “Un buen número de japoneses conocen a Rubén Darío a través de muchas gramáticas en español, escritas en este país, en las que infaltablemente aparece traducida La calumnia; y tal es así, que yo mismo no puedo resistir en incluirla en mi propia gramática”.

A los datos anteriores habría que añadir, y destacar, dos libros completos de Rubén Darío: El viaje a Nicaragua e Intermezzo tropical (1994) y Azul… (2005), ambos traducidos por el diplomático y literato japonés Naohito Watanabe. El primero mereció una reseña de Takayuki Shinotsuka, escrita en Madrid y divulgada en la revista Lengua (núm. 10, 1995, p. 119). Y el siguiente: otra del suscrito en la misma revista (núm. 31, octubre, 2006, pp. 233-236). Véase también el artículo “Dos obras darianas traducidas al japonés” (Repertorio dariano 2010. Anuario sobre Rubén Darío y el modernismo hispano. Compilador: Jorge Eduardo Arellano. Academia Nicaragüense de la Lengua, 2010, pp. 333-335).

10. Portugués

En portugués solo conozco el volumen Presença do Brasil na obra de Rubén Darío (Brasilia, Embajada de Nicaragua, 1985. 57 p.), compilado y prologado por Ernesto Gutiérrez. Tres poemas (A Machado de D’Assis, Epístola a la señora de Lugones, Balada de la bella niña del Brasil) y once ensayos integran su contenido. Los últimos se titulan El Brasil intelectual, Fontoura Xavier, Graça Aranha (tres de ellos), Impresiones brasileñas, Conferencia sobre Joaquim Nabuco y Sobre Santos Dumont. A José Claudio de Almeida Abreu se le debe la traducción de todos los textos.

11. Rumano

En rumano —lengua románica— conozco la traducción del poema A Francisca, emprendida por Darie Nevăceauna y publicada en la revista Secolul (núm. 3, 1966) de Bucarest y una aproximación crítica. Aludo a las páginas confusas y superficiales que el profesor Francisco Pacurariu le dedicó a Darío en su manual Introducere in Literatura Americin Latine (Bucarest, Editura pentru Literatură Universală, 1965). Así opina el también rumano Stefan Baciú en su artículo “Rubén Darío visto a través de la aplicación del método marxista leninista” (Cuadernos universitarios, volumen I, 1967, pp. 53-60)

12. Ruso

En Rusia la poesía dariana fue conocida antes de la Revolución de Octubre. La revista Vesi publicó en 1908 el primer artículo sobre ella. Cincuenta años más tarde aparecía en lengua rusa la primera compilación antológica del gran poeta latinoamericano: Poemas (Moscú, 1958). Según Vera Nikolaieva, autora de otro artículo, “las traducciones suenan bien en ruso sin perder la fragancia del original” (“Nuestro amor a Rubén Darío con motivo del cincuentenario de su muerte”, Novedades de Moscú, febrero, 1966). El prólogo fue redactado por Fiódor Kelin y se reprodujo en Literatura soviética (Moscú, núm. 3, 1959, pp. 125-129) y en Estudios sobre Rubén Darío (compilación y prólogo de Ernesto Mejía Sánchez. México, Fondo de Cultura Económica, Comunidad Latinoamericana de Escritores, pp. 181-185). Otra traducción al español del prólogo —realizada por los nicaragüenses Julio Briceño y Benjamín Jirón— se publicó en Educación (núm. 5, 39-40, julio-diciembre, 1967, pp. 35-39)

Otra antología en ruso, más extensa —319 páginas— apareció en Moscú, 1981. Su título, en español, es Obras selectas y abarca numerosos poemas y cuentos. Entre los primeros se encuentran Momotombo y entre los segundos Morbo et umbra. Traducido por B. Cronboga, la antología contiene notas explicativas de los textos.

13. Sueco

Finalmente, en Suecia deben existir estudios y traducciones de Darío. Yo solo puedo informar que la revista Mana (núm. 4, 1961) difundió en sueco el ensayo de Friedra Drewerk; con una extensión de nueve páginas, se titula “Rubén Darío”. Como anexo se publica un poema del nicaragüense universalista, traducido por Velimik Laulet.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO | Fuente: El Nuevo Diario