Por: Leonel Lacayo Maliaño.

Se puede decir que la literatura en nuestra lengua se divide en un antes y un después de Rubén Darío. Él nos proyectó como nicaragüenses en la universalidad. El poema Allá lejos, según Pablo Antonio Cuadra, es el acta de nacimiento de la poesía nicaragüense. Rubén Darío es el nicaragüense universal y está presente en el espíritu de los poetas contemporáneos.

Para nuestro poeta rivense universal Álvaro Urtecho, la obra de Darío es un símbolo de la identidad cultural del nicaragüense y un paradigma de originalidad. Arte y existencia se funden en un tejido intrincado y en una amalgama de refinadísima sensibilidad y genialidad. El poeta Urtecho en su obra Heraldos del nuevo mundo Rubén Darío y Cesar Vallejos, en su introducción Rubén Darío poesía y Modernidad, reconoce que es un reto para todo estudioso dariano que quiera exponer al público la modernidad literaria contemporánea del gran poeta nicaragüense.

Álvaro Urtecho medita ante un retrato de lo más refinado de la obra dariana, para que entendamos la modernidad, que a partir del genio y de la gloria que nuestro admirado poeta y profeta Rubén Darío adaptó. Desde luego que la palabra modernismo ya existía derivada de lo moderno, pero fue Darío quien se la apropió dándole un significado aprobatorio como un movimiento literario representativo de la modernidad.

El poeta Urtecho describe el espíritu crítico de Rubén Darío, como un espíritu que reflexiona sobre sí mismo y sobre el propio texto, que logra separarse del ensimismado.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO | Fuente: La Prensa de Nicaragua