i

Guatemala (1915)

A Gómez Carrillo le dice:
Voy en busca del cementerio de mi tierra natal”.


i

Guatemala (1915)

A Santiago Argüello:
Quiero que mis despojos sean para Nicaragua. Ya que mi patria no me guardó vivo, que me conserve muerto”.


i

Uruguay (1913)

Delmira Agustini (1886-1914) fue la más destacada poetisa del Modernismo. Exuberante prestigio para cualquier escritora. El gran maestro Rubén Darío la elevó hasta la cúspide de la literatura española comparándola con Santa Teresa y la proclamó como la única escritora , desde la Santa, en expresarse como mujer.

Delmira Agustini representa la imagen de una mujer víctima de su condición sexual . Aquí  tenéis las palabras que dedicó Rubén Darío en su prólogo a la obra Los cálices vacíos:
PÓRTICO

De todas cuantas mujeres hoy escriben en verso nin-
guna ha impresionado mi ánimo como Delmira Agunsti-
ni, por su alma sin velos y su corazón de flor. A veces
rosa por lo sonrosado, a veces lirio por lo blanco. Y es
la primera vez en que en lengua castellana aparece un
alma femenina en el orgullo de la verdad de su inocen-
cia y de su amor, a no ser Santa Teresa en su exaltación
divina. Si esta niña bella continúa en la lírica revela-
ción de su espíritu como hasta ahora, va a asombrar
a nuestro mundo de lengua española. Sinceridad, encan-
to y fantasía, he allí las cualidades de esta de-
liciosa musa. Cambiando la frase de Shakespeare, po-
dría decirse « that is a woman », pues por ser mujer,
dice cosas exquisitas que nunca se han dicho. Sean con
ella la gloria, el amor y la felicidad.

i

Teatro Municipal de León, Nicaragua (22 de Diciembre de 1907)

En su memorable discurso pronunciado en ocasión de su apoteósico retorno de  países de América  y Europa a su Patria, después de quince años de ausencia, consagrado como Príncipe de las Letras Castellanas, con acentuado orgullo de su cuna natal, manifestó:
Yo vine en un momento en que era precisa mi intervención en el porvenir del pensamiento español en América. “Yo soy un instrumento del supremo destino; y bien pude haber nacido en Madrid, corte de los Alfonsos; en Buenos Aires, tierra de Mitre; en Bogotá o en Caracas, el que nació en la  humilde Metapa nicaragüense”.


i

Dice Darío:
Si Azul… simbolizó el comienzo de mi primavera y Prosas profanas mi primavera plena, los Cantos de vida y esperanza encierran las esencias sabias de mi otoño”.


Referencias Bibliográficas