Azul

Edición

30 de Julio de 1888

i

Contenido

132 páginas

b

Imprenta y Litografía

Excélsior

País

Valparaíso, Chile

Descripción

En su primera edición, de 1888, el libro estaba dividido en las siguientes partes: “Cuentos en prosa”, que incluía los relatos “El Rey burgues”, “La Ninfa”, “El fardo”, “El velo de la reina Mab”, “La canción del oro”, “El rubí”, “El palacio del sol”, “El pájaro azul” y “Palomas blancas y garzas morenas”. “En Chile”, con dos textos en prosa: “Álbum porteño” y “Álbum santiagués”. “El año lírico”, con cuatro poemas dedicados a las cuatro estaciones: “Primaveral”, “Estival”, “Autumnal” e “Invernal”. Dos poemas sueltos: “Pensamiento de otoño” y “Anagke”.

En los relatos, Darío inserta con frecuencia temas y motivos de la mitología griega, pero también de los cuentos de hadas. Aparecen personajes como Mab, la reina de las hadas, o Puck, el duende de El sueño de una noche de verano de William Shakespeare. A pesar de que predomina este ambiente de ensueño, destaca por su estética próxima al naturalismo el relato “El fardo”, que relata la muerte de un joven trabajador portuario.

La denuncia de la injusticia social no es ajena a estos cuentos: está presente también en el relato “La canción del oro”, en el que un pobre poeta bohemio entona un amargo himno al oro (que vale aquí como metonimia del dinero). Uno de los ejes temáticos de los relatos incluidos en Azul… es la reflexión, muchas veces amarga, sobre la condición del artista en la sociedad burguesa. El mejor ejemplo es “El Rey Burgués”, irónicamente subtitulado “Cuento alegre”, en el cual el poeta protagonista es condenado por el rey que da título al cuento a accionar sin descanso el manubrio de una caja de música. Los críticos han comentado que en gran medida esto refleja la desubicación personal del propio autor entre la plutocracia chilena.

Fué escrita durante su estadía en Valparaíso (Chile), entre 1886 y 1888.
AZUL… fue editado tres veces durante la vida del autor. La primera edición fue publicada en Valparaíso, Chile por la Imprenta y Litografía Excélsior que terminó de imprimir el libro el 30 de julio de 1888. El libro comprendía tres secciones: la primera compuesta de nueve cuentos; la segunda, intitulada En Chile incluye Álbum porteño y Álbum santiagués , con seis descripciones o cuadros en prosa de paisajes chilenos; y la tercera seis poemas bajo el título El Año Lírico.
La segunda, más amplia incluyendo tres poemas en francés, se editó en la ciudad de Guatemala por la Imprenta de La Unión en 1890.
La tercera, con el contenido reducido, en Buenos Aires por La Nación en 1905. El debate continúa, ¿es la segunda o la tercera edición la autoritaria?
¿Cuál es el origen del título del libro? ¿Por qué Azul? “L’art c’est l’azur”, es una frase de Víctor Hugo que sirve de epígrafe al prólogo de De la Barra. Más tarde, Darío dirá, en Historia de mis libros (1913), que esa frase él no la conocía cuando tomó la decisión, pero sí la había visto en otros autores franceses. “El azul era para mí, nos dice, el color del ensueño, el color del arte, un color helénico y homérico, color oceánico y firmamental”? “Concentré en ese color célico la floración espiritual de mi primavera artística”.


Azul...; Cantos de vida y esperanza (2006)

en Español (6ta. edición).

  • ISBN-13: 978-8437613710
Comprar en Amazon

Sinopsis

[1] considerado el libro inaugural del Modernismo hispanoamericano, recoge tanto relatos en prosa como poemas, cuya variedad métrica llamó la atención de la crítica. Presenta ya algunas preocupaciones características de Darío, como la expresión de su insatisfacción ante la sociedad burguesa (véase, por ejemplo, el relato “El rey burgués”). En 1890 vio la luz una segunda edición del libro, aumentada con nuevos textos, entre los cuales una serie de sonetos en alejandrinos.


Poemas contenidos en Azul...

Invernal (Poema)

Invernal (Video)


Artículos sobre Azul...

• 26 de Abril de 2012 – Origen y contexto del azul de Rubén Darío – Por: Carlos Ossandón Buljevic (Magazine Modernista)

• Rubén Darío: Azul (Memoria Chilena)

Comentarios

“Son, en verdad, estilos y temperamentos muy diversos, mas nuestro autor de todos ellos tiene rasgos, y no es ninguno de ellos. Ahí precisamente está su originalidad”.

Eduardo de la Barra


Presentación

Azul es el punto de inicio del modernismo hispanoamericano. En la primera edición, el poemario estuvo conformado por 18 breves cuentos en prosa y 7 poemas. En 1890 apareció la segunda edición en la que se suman 9 sonetos y otros cuentos; además de una carta del escritor Juan Valera, a modo de prólogo, que contiene juicios elogiosos como: “el carácter cosmopolita de sus escenarios y el tono afrancesado dentro de unas líneas perfectamente castellanas; y, sobre todo, que esto se haya logrado por un joven de 20 años, que apenas ha puesto el pie sino en unas pocas repúblicas hispanoamericanas”. En 1917, se publicó en Madrid una edición de Azul, con ilustraciones de Enrique Ochoa, que reproduce como facsímil la edición de Buenos Aires hecha por La Nación, en 1905.

La originalidad de Azul radica, entre otras cosas, en la atracción de elementos estéticos y de estilo desde otras literaturas y culturas, especialmente de Francia. Esto permite que los poemas y cuentos se enriquezcan con un amplio vocabulario y variadas imágenes, lo que determina un particular estilo del texto. Eduardo de la Barra se refirió a esta obra de la siguiente manera: “Son, en verdad, estilos y temperamentos muy diversos, mas nuestro autor de todos ellos tiene rasgos, y no es ninguno de ellos. Ahí precisamente está su originalidad. Aquellos ingenios diversos, aquellos estilos, todos aquellos colores y armonías, se aúnan y funden en la paleta del escritor centroamericano, y producen una nota nueva, una tinta suya, un rayo genial y distintivo que es el sello del poeta. De aquellos diferentes metales que hierven juntos en la hornalla de su cerebro, y en que él ha arrojado su propio corazón, al fin se ha formado el bronce de sus Azules (…) Su originalidad incontestable está en que todo lo amalgama, lo funde y lo armoniza en un estilo suyo, nervioso, delicado, pintoresco, lleno de resplandores súbitos y de graciosas sorpresas, de giros inesperados, de imágenes seductoras, de metáforas atrevidas, de epítetos relevantes y oportunísimos, y de palabras bizarras, exóticas aun, mas siempre bien sonantes”.

Por otra parte, Azul sostiene un planteamiento claro del artista frente a las estructuras sociales. Todos los elementos transformadores de la sociedad de la época, como por ejemplo el cosmopolitismo estético y decorativo de las mansiones aristocráticas de ese período, la secularización que implicaba el acercamiento a nuevas creencias y mitologías, entre otros; Darío los asimiló y transmutó en Azul. Con esta obra se realizó artísticamente, incluyendo la realidad que conoció en Chile y que en ese momento pesó determinantemente en su circunstancia vital.



Referencias Bibliográficas y Créditos Fotográficos

REFERENCIAS:

 

CRÉDITOS FOTOGRÁFICOS: