Lo Fatal

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!…

 

 

Lo fatal es un poema de Rubén Darío que pertenece al libro “Cantos de Vida y Esperanza” (1905). En este libro se recapitula toda su trayectoria poética (romántica, parnasiana, simbolismo…). Es por esto que tiene una línea más intimista y reflexiva, tal y como se muestra en este poema dedicado al fallecimiento de René Pérez Mascayano, su amigo en París y chileno de nacimiento.


Análisis Literario

En cuanto a lo que narra y a lo que significa:

Habla de la muerte. Habla de la vida. Las contrapone. Es el grito del deseo de la muerte y el miedo a morir. El yo poético toma como dichosa la piedra por no sentir, pues no hay más martirio, más pesadumbre, que ser conscientes de la vida, del sentimiento de vivir. Podría tomarse como un poema existencialista, pero entendido dentro de las características del movimiento literario: El asco a la vida y una inmensa tristeza, acompañada de angustia y de melancolía.

Cantos de Vida y Esperanza (1905)
Es también el sufrimiento de la vida y el mal que hace pensar en la muerte. La preocupación de que pronto todo va acabar, y ojalá acabe, pero ojalá no porque da miedo. Sufrir por lo desconocido. El miedo viene de ahí: de lo desconocido, de donde también viene el sufrimiento. Y la proximidad de la muerte, y el no querer morir por miedo, y el querer morir por hastío. Y por último la oposición más clara: la incertidumbre de no saber a dónde vamos y lo inexplicable de saber de dónde vinimos.

El Modernismo tiene muchas más características, que, para este análisis no eran imprescindibles. Sin embargo, gran parte del movimiento literario se sintetiza aquí, en este poema: En Lo fatal, lo fatal del tiempo y de la perspectiva de vida del hombre americano de finales del siglo XIX.

El título.
Lo fatal, alude a la angustia que experimenta el yo poético ante la existencia y lo ineludible de la muerte (“el espanto seguro de estar mañana muerto”); la condición consciente del ser humano que no puede evitar el sufrimiento que produce esta certeza (“ no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo/ni mayor pesadumbre que la vida consciente”).
El yo poético es un ser reflexivo que toma como objeto lírico un problema existencial del ser humano, la incertidumbre de su origen y su futuro, por ello el tono del poema expresa una actitud y sentimiento profundamente pesimista sobre el continuo dolor en la vida del hombre.
El tema de este poema es la reflexión angustiada sobre el sentido de la vida humana, en contraste con la certeza de la muerte. Debemos observar que dicha palabra se repite dos veces en el verso 3, y en el verso 4 se refuerza la idea dolorosa con el término “pesadumbre”. Otro tema que aborda el poema es que el ser humano desconoce su origen y futuro; y esto lo
pone en desventaja con respecto a los seres inanimados.

Análisis de la composición externa

El poema posee una estructura métrica parecida a las de la métrica clásica pero con aportes de la renovación modernista. Consta de tres estrofas. Las dos primeras son serventesios de versos alejandrinos (14 sílabas) divididos en dos hemistiquios de 7 sílabas cada uno, que se comportan como versos independientes (si un hemistiquio termina en aguda o en esdrújula, se le suma o resta 1 sílaba sin tener en cuenta el conteo total), por eso el primer verso consta de 14 sílabas.

Análisis de la composición interna

En cuanto a la estructura interna el poema tiene una estructura argumentativa en la que presenta el tema de la angustia existencial del hombre de modo tal que la primera estrofa es la introducción al tema, la segunda y los tres primeros versos de la tercera su desarrollo y los dos versos finales su conclusión o cierre.


Referencias Bibliográficas